Identidad alterada

¿No has tenido alguna vez la sensación de que alguien está viviendo tu vida?

Ha estudiado lo que tu querrías haber estudiado, ha trabajado en lo que tú querrías haber trabajado, está donde tu crees que deberías y podrías perfectamente estar, y recibe todos los parabienes que tú más que nadie en el mundo ahora mismo te merecerías.

¿Y qué hacer cuando una se encuentra delante de un fraude de semejante tamaño? ¿A qué juez puedes acudir que tenga a bien reparar el entuerto, qué abogado querrá defenderte? ¿Qué instancia tienes que rellenar y quién carajo estará dispuesto a recibirla?

Cuanta más información conoces sobre la vida de esta persona, más te cercioras de que has sido víctima de una estafa, de que alguien, en algún momento de despiste, te ha pegado el cambiazo. ¡Lista ella!

espejo2

Año de nacimiento: el tuyo. Estructura familiar: calcada a la tuya: 3 hermanas, tú, y ella, las pequeñas. Entorno en el que se crió: rural y bucólico, como tú misma, claro está. ¿Casualidad? ¡Al carajo con la casualidad!

Buceas en internet y notas como se te oprime el corazón, sientes como te invade una leve pero espesa rabiña: su peinado es idéntico al que tú llevarías si no te mortificaran estos rizos del demonio; el vestido del mismo estilo que el que tú tienes en el armario, y aunque el color no es en nada parecido, piensas que sí, que estás de acuerdo, que ese color también te lo pondrías tú bien a gusto.

¿Y ahora qué hacemos?

¿La llamas, le invitas a un café, y le propones un cambio temporal de papeles?

Te vienes tú aquí -le dirás-, te dejo mi cocina, mi lavadora, mi trabajo aburrido y rutinario, mi currículum con dos intentos de carreras -quién sabe por qué, hace ya tanto-. ¿Qué tal si me devuelves por unos días mi identidad? Juro que luego volvemos a cambiar. Es solo por saborear, por unos laaaaaargos instantes, cómo es aquella vida que yo tenía que haber vivido y que tú te quedaste para ti sola.

Ah, claro, que no le acaba de convencer la idea. ¡Si es que encima se cree con el derecho adquirdo, se siente dueña y señora de tu propia vida!

***

Si es lo que dice una amiga: Yo, cuando vuelva a nacer, quiero ser investigadora en un laboratorio, pero de aquellas que hacen descubrimientos bárbaros, que si no ¿para qué?

Esta entrada fue publicada en ficciones, literatura. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Identidad alterada

  1. Excelente entrada 🙂

    Saludos desde Ecuador.

  2. Nieves dijo:

    Original, siempre plasmando mis pensamientos ocasionales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s