Silencio

Seguir leyendo

Publicado en grandes momentos | Etiquetado | Deja un comentario

Mis vacaciones 2017…

¿Horas y horas desentrañando booking y tripadvisor? ¿Colas en los aeropuertos? ¿Vuelos cancelados? ¿Huelgas de taxis? ¿Trenes que no frenan? ¿Colas y más colas en los aeropuertos? ¿Calores ajenos invadiendo mi pituitaria? ¿Arroces repegados en el fondo de la paella? ¿Aceites de anticuario? ¿Terrazas que juraría que ya he pisado? ¿Museos que diría que ya he visitado? ¿Monumentos admirados a toque de pito? ¿Atracciones de rebaño? ¿Excursiones al límite de una montaña en medio de la multitud? ¿Colas en las carreteras (sí, ¡¡y en los aeropuertos!!)?

Seguir leyendo

Publicado en grandes momentos, literatura, mis cosas | Etiquetado , , | 4 comentarios

Cuaderno de Coyoacán, el libro

Aquí os presento el Cuaderno de Coyoacán hecho libro:

¿No es emocionante? ¿Que cómo fue? Pues…

Seguir leyendo

Publicado en Big Bang, grandes momentos, literatura, mis cosas | Etiquetado | 4 comentarios

Recomendaciones prestadas

En estos días de diciembre, cortos y suaves, a mi alrededor pace la tristeza. Es lo que pasa cuando tienes que acostumbrarte a no volver a hablar de literatura con un buen amigo.

Seguir leyendo

Publicado en grandes momentos, literatura, mis cosas | 3 comentarios

Blog de verano, viernes 15 de julio

Anoche, en los jardines de Can Bisa, estuvimos oyendo hablar de Shakespeare y luego oyendo hablar a Shakespeare. Y fue un verdadero lujo de verano.

El verano está lleno de lujos, la vida está llena de lujos. Es una encadenación de lujos constantes. Tantos, que vivimos sin verlos. Imposible apreciarlos.

Seguir leyendo

Publicado en grandes momentos, mis cosas, verano | Etiquetado , , | 1 Comentario

Blog de verano, sábado 9 de julio

Hoy, en esta esquina del Mediterráneo suave, hemos amanecido en una canícula temprana. Seguir leyendo

Publicado en mis cosas, verano | 6 comentarios

Blog de verano, domingo 3 de julio

Mañana de domingo un tanto adormecida, de verano. El cielo, de un nublado suave. El calor amable.

Las noches de verano marcan las mañanas suspendidas entre la hamaca y el mar.

Noches de terraza, de conversaciones entre amigos, de copas de vino y mesa compartida.

De risas que se disipan hacia el infinito oscuro, cuajado de estrellas.

De helado en el postre, y las galletas de siempre, cuadradas y ligeras, que crujen entre los labios y se funden en el paladar. Sabor a canela y a limón.

Mañana de domingo. Lenta, acompasada con las olas que, cortas y picudas, se esparcen sobre la arena y caracolean de regreso al mar.

verano 35

Publicado en mis cosas, verano | 6 comentarios