Mis palabras camaleón

Siempre pienso que debe de ser un poco triste ser palabra. Como también debe de serlo ser espejo, o cristal de ventana. Todos te miran pero nadie te ve. Todos te nombran, pero nadie repara en ti.

De hecho, ser palabra es todavía peor que ser espejo o cristal de ventana, pues estos tienen la posibilidad –y la ejercen a menudo- de ensuciarse, y entonces, por un instante, mientras los frotas con el limpiacristales, se hacen corpóreos y pasan a tener entidad propia.

Una mancha en un cristal es como una falta de ortografía en una palabra.

También las palabras existen por sí mismas. Y si las miramos con atención podemos comprobar que algunas de ellas son como camaleones que se metamorfosean con su significado. Como aquellos perros que son la viva estampa de sus dueños y viceversa. Vaya, que hay palabras que son lo que son porque difícilmente podrían significar otra cosa.

Hay otras palabras que difieren de su significado y toman vida propia. Y por último reconozco que hay otra palabras que no me dicen nada, como SOFÁ, ya lo siento.

Quiero compartir aquí algunas de mis palabras camaleón, aunque imagino que estas son las mías y que probablemente cada quién tenga las suyas.

camaleon3

Mis palabras camaleón (algunas)

OBSESIÓN Puedo oír como serpentea y como impasible y lenta, constante, calladamente, se me enrosca por todo el cuerpo subiendo desde las piernas. No me doy cuenta, apenas, y con un avance medido y gradual va tomándome hasta tenerme prisionera y a su antojo.

PASIÓN Es una palabra viva y espabilada. Aún estando tan cerca de la anterior, ha perdido totalmente su punto de neurosis, se ha despojado de ese seseo sibilino y ha alzado el vuelo invitándome a remontar con ella.

COMPASIÓN Caso práctico de aquello que se dice, así como un anatema, de que más es menos. Con solo añadirle tres letras, la pasión se desinfla y pierde fuelle. Tan cerca de la pasión pero tan lejos de ella. Compasión. Palabra serena y linda. Elegante y madura. Adulta.

ADULTA Es una palabra rara, como puesta de espaldas. O quizás es que le faltan letras. ¿Me produce desagrado? Si, es oírla, nombrarla y leerla y enseguida siento como un leve malestar en el fondo del estómago.

ADOLESCENCIA A pesar de ser una palabra de apariencia poco agraciada, tiene su atractivo. Me remite a algo temporal, aunque yo creo que es por la terminación. También me transmite efervescencia –de nuevo: ¿será por la terminación?- Algo que explota y que poco a poco va perdiendo gas hasta extinguirse: Adolessssscceeeencia.

VERBIGRACIA Si digo la verdad, ahora debería irme al diccionario para saber exactamente qué significa. Pero mejor no saberlo para poder opinar de ella así sin más, como objeto que es. Yo la encuentro curiosa y simpática, aunque un punto extravagante.

QUEBRAR Esta es una de mis palabras preferidas. Siento las espigas del trigo entre mis dedos. Su especial sonoridad es manifiesta. Quebrar. Quebradizo. Es sin duda un buen ejemplo para explicar qué es una onomatopeya.

ONOMATOPEYA Extraña palabra. Todavía no tengo trazada ninguna opinión sobre ella. Tengo que elaborarla un poco… volveré otro día a ella.

Hay más palabras en mi lista de palabras por sí mismas, otro día comparto un puñadito más. Yo creo que a ellas les gusta que hablemos de ellas, incluso cuando nuestra opinión les pueda ser poco favorable. Vamos, más que gustarles estoy segura de que les pirra.

¿También tú tienes palabras camaleón? ¿O palabras por sí mismas? ¿O palabras insustanciales?

Podríamos intercambiarlas como quién cambia cromos. ¡Hala… CROMOS! ¿No me digas que no es una palabra preciosa? Es como… una fugaz anacronía.

Esta entrada fue publicada en mis cosas. Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Mis palabras camaleón

  1. Roser dijo:

    La verdad es q no me he parado a pensar pero ahora q lo dices sí q es verdad q hay algunas divertidas, otras divinas, otras diasfrazadas,.ostras parece q me gustan las DI…..diferentes???
    Buenos dias guapa!!
    😘😘

  2. Anna L. dijo:

    Todos tenemos tonterias de estas. A mí me atren algunas palabras que me resultan exóticas, seguramente por su origen árabe. Por ejemplo hay una en catalán, que es “safareig” i siempre me ha gustado. No se si sería camaleón pero me resulta fascinante.

    • annalleonart dijo:

      Hola Anna! “Safareig” es una palabra bastante camaleón, el mismo sonido te remite a agua, aunque no exactamente agua estancada y mansa, como podríamos imaginar que se encuentra en el safareig, sino agua borboteante y viva, como de safareig de antes, con las mujeres golpeando sus piezas de ropa sobre la piedra y el agua yendo y viniendo al compás de los movimientos rápidos de los brazos y de la pastilla de jabón… Y el agua salpicando y expandiéndose, y tot plegat fent safareig!!

  3. Nieves dijo:

    Anna, como siempre original e imprevisto, anda! esta podría ser otra “palabra”, me ha salido así sin más.
    Algunas palabras griegas como Doroteo, regalo de Dios, son interesantes por su significado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s